Biblioteca Enrique Gil y Carrasco

Martes románticos

21_El misterioso y trágico Ángelus de Millet y Dalí
03 de febrero de 2015
Enrique Gil, de quien sabemos su inmensa pasión por el arte, su insaciable sed de pintura –se pasaba mañanas enteras en el recién creado Museo del Prado y en su viaje por Europa visita los museos de todas las capitales por las que pasa– se hubiera conmovido con la contemplación de esta obra maestra.
Compartir: Compartir por email
20_Rodando cabezas por el matacaspas
12 de diciembre de 2014
Martes romántico 20  “Las piedras que caían por los matacaspas acabaron de estropearlos (…) una enorme bola de granito, bajando por uno de los matacaspas, cayó a plomo sobre la cabeza de su pariente”.
Compartir: Compartir por email
19_El río de las arenas de oro
11 de diciembre de 2014
Martes romántico 19 Gil y Zorrilla “anticipan acentos de Antonio Machado y Gerardo Diego en torno al Duero, agua que se va y no vuelve, tiempos que se han olvidado, “ay de la niña que llora / sobre las aguas su pena / río sin memoria / río que sólo refleja”.
Compartir: Compartir por email
18_Gil, feminista a su manera
10 de diciembre de 2014
Martes romántico 18 Sin ser precisamente un feminista anticipado, Gil tampoco se adocena con aquel Parnaso y aquella Academia de las 4M, y mantiene una posición digna, rompiendo siempre que puede una lanza por la igualdad, “casi perfecta”
Compartir: Compartir por email
17_Una gaita gallega en el Réquiem de Mozart
09 de diciembre de 2014
Martes romántico 17 En abril de 1844 Enrique Gil emprende su conocido viaje a Berlín: “Va sin prisas”, dice Picoche y aunque ya está muy enfermo –en su Diario anota fiebre y vómitos–, nunca pierde el sentido del humor: se ríe de todo y de sí mismo.
Compartir: Compartir por email
36 artículos - página 4 de 8« 1 2 3 4 5 6 7 8 »
BannerBannerBannerBannerBannerBannerBanner
© Valentín Carrera 2020